miércoles, 15 de febrero de 2012

Lisboa en dos días

Lisboa, capital de Portugal , es una ciudad denominada de" las siete colinas" como Roma, Bergen o Estambul. Para llegar desde Madrid o Barcelona lo más cómodo es en avión. Hay muchos vuelos diarios y a buen precio hasta el aeropuerto de Portela, que está prácticamente en la ciudad por lo que es habitual ver pasar los aviones casi por encima de nuestras cabezas mientras estás paseando. Si vas en coche, desde Badajoz hay unos 220 Kms por autopista de peaje (16,15.-€ el trayecto a 04/13), también existe la opción de ir por carretera convencional pero no es nada recomendable. La entrada a Lisboa por el puente Vasco da Gama cuesta 2,40.-€ y por el puente 25 de Abril cuesta algo menos, un euro y algo, eso sí, al salir de la ciudad no te cobran los peajes de los puentes.






El alojamiento en Lisboa es muy variado, desde los Residenciales, que vienen a ser las pensiones de aquí, hasta hoteles de lujo. Nosotros solemos reservar a través de la página Central de Reservas que tiene una gran variedad de hoteles de todos los precios con comentarios de los clientes. Nuestra zona preferida de alojamiento es la de Campo Pequeno, es un barrio muy bien comunicado con el resto de la ciudad y no hay gente rara de noche como en la Baixa. También es recomendable la zona de Marques de Pombal.

Lisboa no es muy grande pero tiene muchas cuestas y lo mejor para moverse por ella es el transporte público. Hay que comprar el Cartão 7 colinas o el Viva Viagem, los venden en las máquinas de las estaciones de metro y cuesta 0,50 cts y luego se carga con la cantidad de viajes que quieras. Lo mejor es cargarlo por 24 horas que cuesta 6,00.-€ y vale para metro, autobuses, tranvías y elevadores (Un solo viaje en tranvía cuesta 2,85.-€, en elevador 3,50.-€ y en metro 1,05.-€ ) (Metrolisboa.) Si prefieres moverte en taxi, ten cuidado porque a veces se aprovechan de los turistas para dar más vueltas. Hay que dejar claro el precio desde el principio.





DÍA 1


Si nunca has estado en Lisboa, lo mejor es empezar por lo más conocido, la Baixa (metro Rossio). Aquí están las plazas de D. Pedro V más conocida como Rossio y la plaza da Figueira. Desde aquí se puede pasear por la Rúa Augusta hasta la plaza del Comercio, donde la ciudad se abre al Mar da Palha. Esta calle es la principal, pero paralelas a ella hay otras donde también hay tiendas y restaurantes, éstos están muy enfocados a los turistas, pero se come bien, como en todo Portugal, a tener en cuenta que todos los aperitivos que ponen: mantequillas, quesos, aceitunas... los cobran, asi que si no os apetece le podéis decir al camarero con toda tranquilidad que se lo lleven, que no lo queréis y no pasa nada.





Desde una de las calles que cruzan la Rúa Augusta, se ve el elevador de Santa Justa, un ascensor que una la Baixa con el Chiado. No dejéis de subir, desde arriba hay unas vistas estupendas y además con el Cartão Viva Viagem no os cuesta nada. Podéis caminar por la pasarela que lleva a la rúa do Carmo y llegar a la plaza de Camões. En esta plaza y en un lateral de la misma está el famoso Café A Brasileira, es una cafetería muy antigua y muy bonita pero, personalmente, los empleados me parecen especialmente antipáticos. En la puerta hay una figura en bronce de Fernando Pessoa con la que todo el mundo se hace fotos. Detrás de esta estatua y un poco más a su derecha, sale una calle, estrecha y cuesta arriba, que se llama Rúa Nova da Trindade y en el número 20 está la Cervejaria Trindade, una cervecería que ocupa un local de un antiguo convento y donde se come bien, no es caro y además es muy bonita.


Praça de Camões


Siempre es interesante ir a la Plaza del Comercio y coger allí el tranvía nº15 que te lleva a Belém. Allí se puede visitar el Mosteiro dos Jerónimos, la Torre de Belém y el Monumento a los Descubrimentos, que se puede subir hasta arriba y creo que tiene muy buenas vistas , no apto para quien padezca de acrofobia. Visita, absolutamente obligada sobre todo para los golosos, es la pastelería Pasteis de Belem donde hacen los pasteles de nata famosos en todo el mundo. La tienda es curiosa, entras y parece que es pequeña, pero si vas hacia dentro hay salones y más salones y siempre está llena de gente. Venden a diario miles de pasteles y también los preparan para llevar.


Praça do Comércio
Mosterio dos Jeronimos

Pastelaria de Belém



DÍA 2


Una buena idea es coger el metro hasta Martin Moniz (Linha verde) y desde allí tomar el tranvía nº 28 (Martin Moniz-Prazeres) y hacer la ruta completa. El propio conductor del tranvía avisa de las paradas con visitas interesantes. Pasa por la Feira da Ladra que es un mercadillo de antigüedades que se celebra los martes y sábados, pasa por la Mouraria, desde aquí se puede subir al castillo, pasa por Alfama, Baixa, Chiado, Santos , también por la Assembleia da República que es el parlamento portugués, por la Basílica da Estrela y termina en Prazeres. Allí está el cementerio dos Prazeres que es una maravilla, merece la pena visitarlo. Si bajáis en la parada de Calhariz (parada siguiente a Praça de Camões), podéis montar en el Elevador da Bica que une este barrio con el de Santos, con una cuesta bastante empinada, es un viaje curioso.

Calles de Alfama




Elevador da Bica
Cemitério dos Prazeres

Para subir al Castillo, y si os queréis ahorrar las cuestas que costarían con el tranvía, hay un autobús, el número 737, que sale desde la Praça de Figueira y que os lleva hasta el mismo castillo.


Castelo


En el centro de Lisboa y desde la plaza de Marqués de Pombal hacia arriba, está el Parque Eduardo VII, y que en un día claro se ve, desde la parte alta del parque, toda la Avenida da Liberdade hasta el río Tejo. También aquí está la Estufa Fría, que es un invernadero y se puede visitar.

Parque Eduardo VII


Por la tarde y si tanto turismo agota, nos podemos ir de compras. En Lisboa hay varios centros comerciales, entre ellos El Corte Inglés, otro es el Centro comercial Colombo, que se llega en metro con la línea azul, parada Colegio Militar/Luz, está al lado del campo de fútbol del Benfica y es enorme, tiene hasta un mini parque de atracciones dentro. Pero si queréis conocer donde se hizo la Expo del 98, tenéis que ir a la zona de Oriente. Allí está el centro comercial Vasco da Gama, también hay hoteles, el Pavilhão Atlántico y el famoso Oceanário de Lisboa. Es una zona de recreo, con teleférico, restaurantes, paseos, es la Lisboa actual.

Si os interesa visitar museos tenéis el Museo Calouste Gulbenkian, un mecenas del arte con una vida muy interesante y que en sus últimos tiempos vivió en Lisboa y dejó a la ciudad una colección que va desde la antigüedad hasta el siglo XX. También está el Museo Nacional de Arte Antigua, el Museo del Azulejo, Museo do Chiado, este último es de arte contemporáneo. Hay más, pero éstos son los que me parecen más interesantes.


Museu Calouste Gulbenkian



Lisboa es una ciudad muy romántica y allí se respira una nostalgia que ellos llaman saudade, cuando paseas por sus calles parece que estás en otra época. Todavía quedan, sobre todo por la Baixa, algunas tiendas de ultramarinos, cafeterías y pastelerías del siglo pasado. Hay una tienda al lado de la Casa dos Bicos, en la que sólo venden latas de conservas perfectamente colocadas en sus estantes de madera. Lo mejor para conocer la ciudad es andar sin un rumbo fijo y sin prisas, siempre descubriréis rincones nuevos.

¿Qué te ha parecido? ¡Cuéntanos tu experiencia!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada